Sat Kirpal Singh Khalsa

Soy profesor de Kundalini Yoga con 18 años de experiencia. En la primera clase de kundalini Yoga que tome, tuve la certeza de que este Yoga sería importante en mi vida. En aquel entonces, buscaba una enseñanza espiritual para atender la llamada del alma. A lo largo de estos años, la práctica del Yoga a sido esencial, y no me ha defraudado.

Para algunas personas la disciplina espiritual les equilibra. Personalmente me aporta una visión más profunda de lo que puede ser la vida. Los seres humanos disponemos de la facultad del cambio, podemos transformarnos en mejores personas y en definitiva madurar. Se puede hacer esto de muchas maneras, yo escojo que el Yoga me acompañe en mi camino. El Yoga me aporta felicidad, me hace sentir bien en el cuerpo que me ha tocado en esta vida. La práctica del Yoga mantiene una salud excelente, y vigoriza la mente desarrollando capacidades nuevas. Cuando profundizas mucho en una tradición espiritual, el alma se liberará a través de esa tradición. En la vida hay que escoger, no puedes servir a dos señores al mismo tiempo… El Yoga es una práctica completa, contiene todos los aspectos del ser humano. La disciplina puede convertirse en una opresión asfixiante. El ego se rebela a los esfuerzos del cambio, el cree que va a desaparecer. No es verdad, no buscamos la desaparición del ego si no su transformación. El ambiente del Yoga es lo suficientemente amable para no hacer esta situación desagradable. Respetamos los tiempos y las necesidades de las personas. Cuando el alumno está preparado, el profesor le propone nuevos retos. Es el alumno el que da el primer paso.

Disfrutar de la práctica del Yoga es una bendición. Es el cansancio el que hace que la disciplina se convierta en  tedio. Entonces es sabio compaginar el descanso con el ejercicio. Nos hacemos sutiles y aprendemos a interpretar las señales corporales. Nuestro guía interior esta trabajando.