Inicio

Yoga como terapia

La práctica del Yoga nos introduce en espacios de calma interior, serenidad y armonia. Empezamos con la respiración. Descubrimos el músculo principal de la respiración: el diafragma. Aprendemos la respiración larga y profunda. Con el control de la respiración calmamos la mente, el continuo de pensamientos disminuye. La meditación es un aspecto esencial del Yoga. Estiramos los músculos, aflojamos la tensión, nos volvemos más flexibles; Simultáneamente el estres, la negatividad y el cansancio desaparecen. El primer paso es el compromiso con uno mismo.